25/8/16

Annabacaxi































Un día me iba a empezar a enamorar de Anna, el día en la Barceloneta que me contó que le gustaban los Gipsy Kings y Camarón, pero al rato lo pensé mejor y lo dejé estar. 

"Nunca ames a nadie que te trate como si no fueras especial", y es difícil ser especial para Anna. No porque ella no te haga sentir como tal, sino porque mientras a ti no te queda más que concentrar todas tus fuerzas en hacérselo sentir de retorno, Anna tiene a otros 30 levitando a tres metros del suelo, atados con un cabo y prendidos de su mano, habiendo invertido la misma cantidad de energía con la que tú y yo amarramos un manojo de globos de helio a la troposfera. Es casi imposible que no haya alguien en su lista de contactos más alto que tú, más listo que tú, más catalán o más cercano a las altas esferas del gobierno español. El mundo está lleno de gente, y todos quieran tapar a Anna con una manta cuando tiene frío, que es prácticamente todo el tiempo.

He visto a muchos sufrir por Anna, esa manera de mirar que dice que la hubieran llevado de Bilbao a Zaragoza en coche por un beso suyo en la frente. Oí historias de aortas que se secaban, corazones que se paraban, en todos los idiomas, cuando Anna les sonreía para luego irse sola a dar la vuelta a Italia. He visto caras en aeropuertos, he visto manos entrelazadas con las suyas que, ai meu Deus! Suerte que no eran mías. He visto a Anna dormir once horas seguidas, comer pan con queso, cantar como Amy... Aun así creo que hice bien, no me arrepiento de no haberme enamorado de ella. 

Anna, como una aparición, llegó, me convirtió y se fue, en teoría para no volver, como las mejores cosas.  De ella aprendí lo más fundamental, lo que ya debería de haber sabido; que el amor, como los soles, brilla para todos, y eso no lo hace menos grande, menos ardiente ni menos astro. Y el sol, como Anna, estará contigo por la mañana y se irá con otros por la noche, pero no pasa nada, todo está bien, ya volverá al día siguiente. Y si no vuelve no hay que preocuparse, vendrá otro, y no será como Anna, seguro, pero si estás vivo tienes que seguir viviendo, todo estará bien. En el mundo sólo hay un sol, y todos quieren que les tape con una manta cuando tienen frío, que es prácticamente siempre.

Un día iba a empezar a llorar por Anna, el día en su habitación en el carrer de Sicília que me leyó lo que había escrito de mí en su diario, pero al rato lo pensé mejor y no lo hice.



Todas las fotografías tomadas el 25 de julio de 2016 en la terminal 1 del aeropuerto El Prat de Barcelona, España. Gracias a Fran, a Allan Kardec y especialmente a Anna Letícia.

Image and video hosting by TinyPic

23/8/16

Nanluoguxiang/南锣鼓巷/HishamYunSybrand/My people suffer




"- They make us run everyday, to stay healthy and all.

+ I wish they did that in Europe as well, I'd feel more motivated to go running if they forced me to than if I have to do it by myself.

_ I think I'd never study in a Chinese or Korean university..."



All pictures taken on 2nd August 2016 around Nanluoguxiang, Dongcheng district, Beijing, China. Special thanks to Yun for being so flawlessly smart and looking after the westerners and Hisham.

Image and video hosting by TinyPic